Europol recibe la orden de eliminar petabytes de datos que no están claramente relacionados con la delincuencia

Publicado por: Manuel Abreu Ortiz - social@manuelabreuo.com

Europol, la agencia policial de la Unión Europea, ha recibido la orden de eliminar un enorme almacén de datos personales recogidos por las agencias policiales de los Estados miembros de la UE durante los últimos seis años. La orden de supresión procede del Supervisor Europeo de Protección de Datos (SEPD), un organismo de vigilancia que supervisa el cumplimiento de la legislación sobre privacidad y protección de datos por parte de las instituciones de la UE.

El SEPD ha dado a Europol un año para que revise sus bases de datos y elimine los datos que no puedan vincularse a una investigación penal.

El volumen total de datos almacenados en los sistemas de Europol asciende a unos 4 petabytes, según la información publicada en The Guardian, lo que equivale a cientos de miles de millones de páginas de texto impreso, e incluye datos de al menos un cuarto de millón de sospechosos actuales o antiguos de terrorismo y delitos graves, junto con otras personas de sus redes de contacto. Los datos proceden de investigaciones penales llevadas a cabo por las autoridades policiales nacionales de los países de la UE, que luego se han compartido con Europol.

En el texto de la decisión, el SEPD cita una investigación inicial sobre el manejo de datos sensibles por parte de Europol en 2019, que concluyó que Europol estaba almacenando datos personales sobre sospechosos de delitos y terrorismo sin comprobar adecuadamente si el seguimiento de las personas señaladas estaba justificado. Un año más tarde, el SEPD envió una notificación de amonestación a Europol por incumplir la normativa de datos y poner a los residentes de la UE en riesgo de ser vinculados erróneamente con actividades delictivas.

A falta de una línea de actuación clara, el SEPD ha intervenido ahora con más fuerza, dando a Europol un año para que clasifique los datos existentes para averiguar lo que puede conservarse legalmente, y ordenándole que elimine cualquier dato recién recogido que no se clasifique en un plazo de seis meses.

No está claro el tipo exacto de datos que Europol quiere conservar con tanto ahínco, pero sí sabemos que se trata de grandes conjuntos de datos que consisten, al menos en parte, en datos sobre personas que Europol no considera actualmente que pueda clasificar dentro de los “sospechosos”, los “futuros delincuentes potenciales”, los “contactos y asociados”, las “víctimas”, los “testigos” y los “informantes””, dijo Michael Veale, profesor asociado de derechos y regulación digital en la Facultad de Derecho del University College London.

Lo que parece claro es que la decisión del SEPD provocará un intenso debate sobre dónde debe trazar la UE la línea entre privacidad y seguridad. Algunos altos funcionarios europeos se apresuraron a responder: una de ellas, la Comisaria de Asuntos de Interior de la UE, Ylva Johansson, expresó su descontento poco después de que se anunciara la decisión.

Con información de La Vanguardia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.