Geneva herramienta de inteligencia artificial permite desbloquear censura en países o compañías

Publicado por: La Redacción - kfiguereo@juventud.gob.do

La censura en Internet se ha convertido en un distintivo deshonroso para los gobiernos autoritarios de todo el mundo, aunque existen esfuerzos para combatir esta práctica y fortalecer derechos fundamentales como el acceso a la información y la libertad de expresión. No obstante, los especialistas en seguridad informática mencionan que esta es una carrera liderada por los regímenes autoritarios, pues las herramientas de censura son cada vez más sofisticadas y los opositores a esta práctica deben encontrar formas de evitar la censura de forma manual, lo que los deja en desventaja.

Aunque el panorama es desolador, no todo son malas noticias. Una investigación realizada por expertos de la Universidad de Maryland ha permitido desarrollar Geneva (la forma corta de decir Genetic Evasion), una herramienta de aprendizaje automático para combatir la censura en Internet.

Al ser puesta a prueba en regiones donde la censura en Internet es común (como China, Kazajstán o India), esta herramienta encontró múltiples formas de evadir la censura, explotando algunos vacíos en la lógica de las herramientas usadas por los gobiernos gracias al descubrimiento de algunas fallas que, acorde a los expertos en seguridad informática, serían imposibles de descubrir utilizando métodos manuales.

Dave Levin, profesor en ciencias de la computación y director de la investigación, considera que Geneva será fundamental para emparejar la carrera contra los aparatos de censura en línea impuestos por los gobiernos autoritarios: “Estos avances permitirán llevar la libertad de expresión y comunicaciones completamente abiertas para millones de usuarios que ahora mismo no tienen permitido acceder a buena parte de la información en Internet”, asegura el experto.

Tal como se menciona en el documento, toda la información que circula en Internet es dividida en paquetes de datos y reunida nuevamente por los remitentes y los destinatarios. Los mecanismos de censura en Internet funcionan monitoreando los paquetes de datos enviados durante una búsqueda en Internet. Estas herramientas bloquean solicitudes que incluyan palabras clave o nombres de dominio establecidas por los gobiernos autoritarios.

Acorde a los expertos en seguridad informática, Geneva es capaz de modificar la forma en la que los paquetes de datos son divididos y ensamblados nuevamente, de esta forma, la herramienta de censura no podrá reconocer las palabras o nombres de dominio prohibidas y bloquear la conexión.

Sus desarrolladores llaman a Geneva un “algoritmo genético”, una forma de inteligencia artificial desarrollada para trabajar en segundo plano en cualquier navegador convencional. “Del mismo modo que muchos sistemas biológicos, Geneva elabora conjuntos de instrucciones a partir de fragmentos de código que funcionan como material genético capaz de cambiar para dividir, reagrupar y enviar paquetes de datos en Internet.

Geneva es capaz de desarrollar su código genético usando intentos sucesivos, también conocidos como generaciones. En cada generación, Ginebra mantiene las instrucciones que funcionan mejor para evadir la censura y se deshace del resto, mutando estrategias, agregando y eliminando instrucciones al azar  para encontrar la mejor forma de esquivar el software de bloqueo de solicitudes y sitios web en un tiempo relativamente reducido.

El equipo de Levin probó esta herramienta en un laboratorio contra algunas software de censura falso, descubriendo que Geneva era capaz de identificar prácticamente todas las estrategias de manipulación de paquetes usadas por estas variantes de software de prueba.

Posteriormente llegó el momento de probar Geneva en un entorno real. Para esto, los desarrolladores ejecutaron la herramienta en una máquina con Google Chrome convencional (sin modificar) en China. Gracias a Geneva, el usuario de esta computadora pudo navegar sin censura usando algunas palabras clave identificadas por el gobierno chino (como Plaza Tiananmen). La herramienta también fue analizada con éxito en India (donde se bloquean nombres de URL) y en Kazajstán (donde el gobierno espía páginas de redes sociales).

Acorde a especialistas en seguridad informática del Instituto Internacional de Seguridad Cibernética (IICS), esta investigación, junto con el código de Geneva, será publicado en el futuro para beneficio de los habitantes de estas regiones donde las comunicaciones son afectadas por la censura gubernamental. Una posible forma de potenciar el alcance de esta herramienta es implementarla en la computadora que suministra el contenido bloqueado en lugar de la del usuario, aunque esto es sólo una teoría por ahora.