Piratas informáticos usan aplicaciones de citas para promover inversiones falsas advierte la Interpol

Publicado por: Manuel Abreu Ortiz - social@manuelabreuo.com

Mientras COVID-19 continúa restringiendo severamente nuestra vida diaria y en muchos lugares, hace imposible la interacción social y el conocer nuevas personas en persona, las aplicaciones para citas han experimentado un aumento de usuarios.

Como el único método posible de algo parecido a las citas en la actualidad, los estafadores han decidido capitalizar esta tendencia para impulsar una estafa basada en la inversión que priva a las víctimas de su dinero. Según las investigaciones de Arkose Labs, en 2020 se registraron cuatro millones de fraudes en las citas por Internet y ataques relacionados con el abuso, muchos de los cuales se produjeron mediante registros de cuentas falsas.

El martes último, la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) dijo que la agencia había emitido una “notificación púrpura” – el suministro de datos sobre los métodos, objetos, dispositivos y métodos de ocultación de los grupos criminales – a 194 países miembros.

La notificación describe un nuevo modus operandi en las aplicaciones de citas, que según la Interpol “se aprovecha de las vulnerabilidades de las personas en la búsqueda de posibles coincidencias, y las atrae hacia un sofisticado esquema de fraude”.

Así es como funciona la estafa, documentada a nivel mundial: los usuarios se registran en una aplicación de citas como Tinder, eHarmony o Bumble, y sin saberlo acaban coincidiendo con un estafador.

Una vez que se ha establecido un nivel de confianza, el estafador pasará la conversación a la financiación y a las posibles inversiones, animando a su “pareja” a unirse a ellos en una aventura financiera.

Para parecer genuino, el estafador le dará a su víctima “consejos” de inversión y la atraerá para que descargue una aplicación de comercio falsa, se registre en productos financieros y “ascienda en la llamada cadena de inversión”, todo ello bajo la supervisión de su conexión en la aplicación de citas.

Para animar a la víctima a desprenderse de su dinero, el atacant le ofrecerá incentivos, como la promesa de que su víctima puede alcanzar un estatus premium “Gold” o “VIP” bajo su tutela.

Una vez que se ha ordeñado el fósforo para su efectivo, las víctimas son bloqueadas en sus cuentas de “inversión” y el artista de la estafa desaparece, cortando todo contacto.

Cuando los sentimientos se involucran, puede haber más posibilidades de persuadir a alguien de que se desprenda de su dinero. Esto se relaciona con los correos electrónicos de phishing, muchos de los cuales pretenden ser de una oficina de impuestos, una compañía de préstamos o un banco, con el pánico y el miedo como desencadenantes.

Con información de: ZDNet