Cinco cosas que no debes hacer si quieres tener una buena conexión a Internet

Publicado por: Manuel Abreu Ortiz - social@manuelabreuo.com

Para tener una buena conexión a Internet no basta con contratar un servicio de banda ancha con un proveedor de confianza. Obvia decir que esto es importante, y que nos dará la base que necesitamos para cumplir ese objetivo, pero debemos tener claro que una conexión a Internet depende de muchas cosas, y que por ello tendremos que ir más allá si queremos disfrutar de una experiencia realmente óptima.

En este artículo, queremos compartir con vosotros cinco cosas que debemos evitar si queremos disfrutar de las ventajas que aporta una buena conexión a Internet. Es importante tener en cuenta que partimos de la base que hemos indicado en el párrafo anterior, es decir, de que hemos contratado una conexión de banda ancha y de que nuestro proveedor ofrece un buen servicio.

Si no tienes claras las condiciones de tu servicio de conexión a Internet, o si llevas un tiempo teniendo problemas que derivan directamente de tu proveedor, las claves que vamos a ver en este artículo no te ayudarán. Deberás contactar directamente con tu proveedor y buscar una solución. En caso de que no te ofrezca dicha solución, no lo dudes, busca otro proveedor.

Cómo tener una buena conexión a Internet: cinco cosas que no debes hacer

Cómo tener una buena conexión a Internet cinco cosas que no debes hacer

1.-Olvidarte de las actualizaciones

Y no me refiero únicamente a las actualizaciones del sistema operativo, o de las aplicaciones que utilices con más frecuencia, sino también a las del router.

Como sabrán muchos de nuestros lectores, el router es un elemento clave que determina, en gran medida, si tendremos una mala o una buena conexión a Internet. Es fácil de entender, dicho dispositivo actúa como nexo de unión entre nuestro equipo y los distintos servidores que alojan las páginas y servicios web que dan vida a Internet, así que si este falla, todo falla.

Muchos fabricantes, como AVM, lanzan actualizaciones de forma periódica que nos permitirán mejorar el rendimiento, la seguridad y la fiabilidad de nuestro router. También pueden ayudarnos a corregir errores o fallos de seguridad importantes. Es recomendable, por tanto, buscar actualizaciones con frecuencia, pero siempre a través de la web oficial del fabricante.

Cómo tener una buena conexión a Internet cinco cosas que no debes hacer

2.-No proteger adecuadamente tu conexión

La seguridad es fundamental para tener una buena conexión a Internet, y supone uno de los problemas más frecuentes, aunque la culpa es, en la mayoría de los casos, del usuario.

Utilizar contraseñas fáciles de adivinar es como dejar la puerta medio abierta a los intrusos, y navegar por Internet sin un mínimo de protección y de sentido común también puede comprometer la integridad de nuestra conexión.

Los «ladrones de Wi-Fi» se han convertido en un mal más frecuente de lo que imaginamos, y el malware que puebla ciertas zonas de Internet también puede darnos disgustos. Utiliza siempre contraseñas fuertes, y evita seguir enlaces dudosos y ejecutar aplicaciones que no sean de confianza.

Cinco cosas que no debes hacer si quieres tener una buena conexión a Internet 32

3.-Descuidar la colocación del router

Colocar el router en el lugar adecuado puede marcar la diferencia entre tener una buena conexión a Internet o sufrir un desastre de proporciones épicas. No exagero, piensa que el Wi-Fi funciona a través de ondas de radio, y que estas tienen un alcance reducido que se ve, además, limitado por los obstáculos y las interferencias.

Ya hemos hablado de este tema en otros artículos, pero debemos tener en cuenta que no basta con colocarlo en el lugar adecuado, también debemos estar preparados para cambiarlo de sitio o para adaptarlo a los cambios que se producen en nuestro hogar u oficina.

Por ejemplo, si tenemos el router en una posición céntrica, elevada y libre de obstáculos, pero con el tiempo acabamos colocando cerca de él fuentes de interferencia, deberíamos considerar cambiarlo de lugar para evitar problemas.

Cinco cosas que no debes hacer si quieres tener una buena conexión a Internet 34

4.-No adaptarnos a los cambios

Nuestros dispositivos cambian con el paso del tiempo, la tecnología evoluciona, y las novedades que se introducen en nuestro día a día pueden marcar una diferencia importante que acabe afectando a nuestra conexión a Internet.

Piensa, por ejemplo, en un usuario que utiliza una conexión a Internet económica, y un router de bajo coste. Puede ser suficiente para cubrir un uso básico, pero si este decide comprar una consola de última generación para disfrutar de sus juegos favoritos y ver contenidos multimedia en streaming la cosa cambia, y mucho. Esa conexión, y su router, se le habrán quedado pequeños, y deberá cambiarlos.

Una buena conexión a Internet no siempre debe cumplir unos mismos requisitos. Esa idea depende de la realidad y de las exigencias de cada tipo de usuario, y por ello debes adaptarla por completo en función de tu situación, de tus necesidades, y de tus expectativas.

Cinco cosas que no debes hacer si quieres tener una buena conexión a Internet 36

5.-No hacer mantenimientos básicos

Tranquilo, para tener una buena conexión a Internet no debes preocuparte por ella de forma constante, pero es conveniente que sigas un patrón de mantenimientos básicos para evitar disgustos.

Entre nuestras recomendaciones, podemos destacar las siguientes:

  • Revisa con cierta frecuencia los dispositivos conectados a tu red, así podrás identificar la presencia de intrusos, incluso aunque no notes problemas. Puedes hacerlo a través de la interfaz del router (introduce http://192.168.0.1/ en el navegador).
  • Haz una prueba de velocidad y de latencia cada cierto tiempo para asegurarte de que tu proveedor cumple con lo estipulado en tu contrato.
  • Cuando realices una actualización de software o de firmware que creas que puede afectar a tu conexión a Internet, haz un reinicio del router y del dispositivo.
  • Cambia la contraseña de tu Wi-Fi con cierta frecuencia, sobre todo si recibimos visitas y permitimos el acceso a nuestra red a personas que no son de total confianza.
  • Mantener la configuración al día, y adaptarla a los nuevos dispositivos que vayamos conectando, si es necesario.

Vía | MuyComputer