Facebook explora control del cerebro para dispositivos portátiles AR

Manuel Abreu Ortiz
Publicado por: Manuel Abreu Ortiz - social@manuelabreuo.com

Especialista en Tecnología/Ciberseguridad #CTO #PMO #Adviser #CoachPolitico #Podcasting

La compañía de Mark Zuckerberg está desarrollando tecnologías innovadoras y una de ellas está relacionado con la conexión directa a la materia gris. Una apuesta arriesgada de Facebook.

Un extenso desglose de investigaciones recientes sobre una Interface Cerebro-Computadora o BCI (Brain-Computer Interface) como un medio para controlar futuras interfaces de realidad aumentada se publicó el lunes pasado. Esto coincide con un artículo de investigación de la Universidad de California en San Francisco (UCSF) financiado por Facebook  y publicado en Nature con el título “Decodificación en tiempo real del diálogo de discurso de preguntas y respuestas utilizando la actividad cortical humana”.

Los elementos de la investigación tienen raíces bastante humanas, ya que la tecnología BCI podría usarse para ayudar a las personas con afecciones como la ELA (esclerosis lateral amiotrófica o la enfermedad de Lou Gehrig), a comunicarse cuando su cuerpo ya no sea capaz de hacerlo de forma natural.

A pesar de su accesibilidad, Facebook parece tener la mira puesta en aplicaciones más amplias con la creación de dispositivos portátiles de realidad aumentada (AR) que eliminan la necesidad de comandos de voz o mecanografiados.

“Hoy compartimos una actualización sobre nuestro trabajo para construir un dispositivo portátil no invasivo que permita a las personas escribir simplemente imaginando lo que quieren decir”, dijo el vicepresidente de Facebook AR/VR, Andrew “Boz” Bosworth en Twitter.

“Nuestro progreso muestra un potencial real en cuanto a cómo se verán algún día las entradas e interacciones futuras con gafas AR”, agregó.

La frase “un día” parece ser un aspecto clave en todo esto. Muchas de las advertencias en relación a esta tecnología parecen indicar que aún está en un horizonte relativamente distante.

“Podría llevar una década”, escribió la red social en la publicación que aparece en su sitio ‘Tech@Facebook’ y agregó: “pero creemos que podemos cerrar la brecha”.

Entre las estrategias que la compañía está explorando está el uso de un oxímetro de pulso, que controla el consumo de oxígeno de las neuronas para detectar la actividad cerebral. Sin embargo, eso todavía está lejos de alcanzarse.

“No esperamos que este sistema resuelva el problema de entrada para la AR en el corto plazo. Actualmente es voluminoso, lento y poco confiable ”, escribe la compañía. “Pero el potencial es significativo, por lo que creemos que vale la pena seguir mejorando esta tecnología con el tiempo. Y aunque medir la oxigenación puede que nunca nos permita decodificar oraciones imaginadas, ser capaz de reconocer incluso un puñado de comandos imaginados, como ‘inicio’, ‘seleccionar’ y ‘eliminar’, proporcionaría formas completamente nuevas de interactuar con los sistemas de realidad virtual de hoy y las gafas AR del mañana”.

Obviamente, no todo puede ser color de rosa. Seguramente aparecerán banderas de los defensores de la privacidad. Esta sucedería con cualquier compañía de tecnología grande, pero Facebook en particular presenta muchas preocupaciones de privacidad y seguridad incorporadas.

En Facebook son conscientes de ello. Si han generado alboroto con sus innovaciones, qué podría suceder cuando sean capaces de crear una plataforma que va directamente al cerebro del ser humano.

“No podemos anticipar o resolver todos los problemas éticos asociados con esta tecnología por nuestra cuenta”, dice el director de investigación de Facebook Reality Labs, Mark Chevillet, en el artículo.

“Lo que podemos hacer es reconocer cuándo la tecnología ha avanzado más allá de lo que la gente sabe que es posible y asegurarnos de que la información se envíe a la comunidad. El diseño neuroético es uno de los pilares clave de nuestro programa: queremos ser transparentes en lo que estamos trabajando para que las personas puedan expresar sus inquietudes sobre esta tecnología”, expresó Chevillet.

Facebook habla de una década para tener lista esta tecnología. Es decir, en 2029 muchos deberán decidir si quieren que esta red social se conecte de manera directa con el cerebro y aprovechar así todas sus funciones.

Vía | Perú 21