Alemania acusó a Rusia de intentar influir en sus próximas elecciones generales, a través de una ola de ciberataques

Publicado por: Manuel Abreu Ortiz - social@manuelabreuo.com

El Ministerio de Asuntos Exteriores alemán dijo tener “información fiable” de que piratas informáticos que trabajan para el servicio de inteligencia militar ruso GRU intentaron robar los datos de acceso de los legisladores federales y estatales. Probablemente con el fin de engañar a los votantes publicando mensajes falsos desde las cuentas de los políticos antes de las elecciones federales del 26 de septiembre.

La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Andrea Sasse, dijo que esto formaba parte de una campaña cibernética dirigida a Alemania “desde hace tiempo”. Lo atribuyó al grupo de ciberespionaje Ghostwriter, que estaba “combinando ciberataques convencionales con operaciones de desinformación e influencia”.

Ghostwriter es una campaña de influencia cibernética que se dirige principalmente al público de Lituania, Letonia y Polonia.

Sasse señaló: “El gobierno alemán dispone de información fiable sobre la base de la cual las actividades de Ghostwriter pueden atribuirse a actores cibernéticos del Estado ruso y, en concreto, al servicio de inteligencia militar GRU de Rusia”.

Rusia ha sido acusada de interferir en las campañas electorales de todo el mundo en numerosas ocasiones durante los últimos años, incluso en Estados Unidos y Reino Unido.

La cuestión de los vínculos de Alemania con Rusia se ha debatido durante la actual campaña electoral alemana, en particular en torno al futuro del gasoducto Nord Stream 2, que puede ser un factor de motivación para estos ataques.

Sasse aseguró: “Estos ataques podrían servir como preparativos para operaciones de influencia como campañas de desinformación relacionadas con las elecciones. El gobierno federal insta enérgicamente al gobierno ruso a poner fin a estas actividades cibernéticas inaceptables con efecto inmediato.” Sasse también reveló que la misma demanda se había hecho directamente a un representante del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso la semana pasada y dijo que los incidentes eran una “grave tensión en las relaciones bilaterales.”

El último lunes, un nuevo informe del Instituto de Investigación sobre Crimen y Seguridad de la Universidad de Cardiff afirmó que los canales de comunicación occidentales son sistemáticamente manipulados para difundir propaganda y desinformación pro-rusa del gobierno.

Con información de: Anadolu Agency.