El gobierno del Reino Unido lanza una campaña contra la encriptación de Facebook

Publicado por: Manuel Abreu Ortiz - social@manuelabreuo.com

El gobierno británico está preparándose para lanzar un ataque político a gran escala contra Facebook, mientras la compañía se prepara para introducir el cifrado de extremo a extremo en todos sus servicios.

Sin embargo, la reacción ya ha comenzado, mostrando que los funcionarios se enfrentan a una lucha a brazo partido contra su intento de descarrilar el despliegue de la encriptación de extremo a extremo en el sitio de la red antisocial y otros en la finca de Facebook.

Entre los detalles que se han dado a conocer a los medios de comunicación esta semana (incluido The Register) destacan las acusaciones de que Facebook da cobijo a pedófilos, terroristas y mafiosos, y de que las fuerzas policiales británicas quedarían efectivamente ciegas ante la magnitud de la delincuencia en la plataforma de la red social, salvo en los casos en que se denuncien los delitos.

Se trata de un tema difícil y lleno de matices que no se simplifica ni facilita por el hecho de que los funcionarios del gobierno parecen empeñados en pintarlo en blanco y negro.

Funcionarios del gobierno y de las fuerzas del orden que informaron a la prensa bajo condición de anonimato a principios de esta semana, trataron de pintar un cuadro de Internet que se volvería oscuro si los planes de Facebook para el cifrado de extremo a extremo (E2EE) siguieran adelante, en términos familiares para cualquiera que recuerde cómo los estados nacionales occidentales se defendieron de la molestia pública después de las revelaciones de 2013 del ex administrador de sistemas de la NSA Edward Snowden sobre la vigilancia masiva ilegal. El Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados (NCMEC) de Estados Unidos genera cada año unos 20 millones de informes de material de abuso sexual infantil (CSAM), de los cuales el 70% se “perdería” si se aplicara el cifrado E2E, según afirmaron funcionarios británicos.

La presión del gobierno para disuadir a Facebook de implantar el E2EE tiene, inevitablemente, un coste importante para los contribuyentes: La agencia publicitaria londinense M&C Saatchi ha sido contratada por el Ministerio del Interior, con un coste no revelado, para decir al público que Facebook (y WhatsApp) alberga a delincuentes. La campaña publicitaria se publicará en Internet, en los periódicos y en las emisoras de radio, con el objetivo de que la opinión pública se oponga a la E2EE y, presumiblemente, de que el cifrado en sí mismo sea algo intrínsecamente malo.

Otros anuncios que se harán, por parte de la notoriamente contraria a la encriptación, la ministra del Interior Priti Patel, y en reuniones intergubernamentales, condenarán explícitamente el despliegue previsto por Facebook de E2EE.

No es de extrañar que, teniendo en cuenta los 42 millones de usuarios de Facebook en el Reino Unido (en 2017, según la London School of Economics, PDF), haya efectivamente algunos delincuentes, y ciertamente abusadores criminales que utilizan el sitio. Alrededor de 100.000 personas están supuestamente inscritas en el Registro de Delincuentes Sexuales en cualquier momento, mientras que los funcionarios del gobierno sugirieron a la prensa que los potenciales delincuentes de abuso sexual infantil en Facebook superan ampliamente ese número.

Los funcionarios sugirieron que la mayor amenaza para la seguridad de los niños por parte de Facebook es que los abusadores pueden descubrir un espacio seguro que normaliza el intercambio de CSAM y ayuda a alentar a los depravados recién llegados a la plataforma.

Desde el punto de vista de la prevención, es mejor que la cura, ya que la aplicación de la E2EE interrumpiría la capacidad del propio Facebook para supervisar las conversaciones de chat en busca de contenidos preocupantes; la aplicación adecuada de la E2EE es inherente a la noción de que el proveedor de servicios no puede leer el contenido de los mensajes. También afectaría a la capacidad de los operadores de la plataforma para buscar hashtags de material conocido de abuso sexual infantil (CSAM), por ejemplo, comparando los hashtags de las nuevas subidas de imágenes con las listas de vigilancia mantenidas por la Internet Watch Foundation o el National Centre for Missing and Exploited Children (NCMEC) de Estados Unidos.

Con información de: Europa Press.