Estados Unidos ofrece una importante recompensa, para desenmascarar a los líderes de DarkSide

Publicado por: Manuel Abreu Ortiz - social@manuelabreuo.com

El Departamento de Estado de Estados Unidos está subiendo la apuesta en su lucha contra el ransomware al ofrecer una recompensa de hasta 10 millones de dólares por información que ayude a identificar o rastrear a los líderes del notorio grupo de ransomware DarkSide.

Además, ofrece hasta 5 millones de dólares por información que conduzca a la detención o condena de cualquier persona que “conspire para participar o intente participar en un incidente de ransomware de la variante DarkSide”. Esto es probablemente un guiño al programa de afiliados del grupo, en el que los miembros reciben una variante personalizada del ransomware DarkSide y reciben una parte de los beneficios de cualquier pago de rescate.

“Al ofrecer esta recompensa, Estados Unidos demuestra su compromiso de proteger a las víctimas del ransomware en todo el mundo de la explotación de los ciberdelincuentes”, dijo el Departamento de Estado. “Estados Unidos mira a las naciones que albergan a los delincuentes de ransomware que están dispuestos a hacer justicia para las empresas y organizaciones víctimas afectadas por el ransomware”.

El Departamento de Estado, asegura que lanzó la recompensa a raíz del ataque de DarkSide a Colonial Pipeline a principios de este año, que provocó el cierre de un oleoducto de 5.500 millas que transporta el 45% del combustible utilizado en la costa este de Estados Unidos.

El grupo desapareció poco después de que sus servidores fueran hackeados, y más tarde se rebautizó como BlackMatter, que siguió atacando al gigante tecnológico japonés Olympus en septiembre y a “múltiples” organizaciones consideradas infraestructuras críticas, entre ellas dos empresas del sector alimentario y agrícola de Estados Unidos. BlackMatter declaró esta semana que también cesaba sus operaciones debido a la presión de las fuerzas del orden.

La recompensa de 10 millones de dólares se ofrece en el marco del Programa de Recompensas por la Delincuencia Organizada Transnacional (TOCRP, por sus siglas en inglés) del Departamento de Estado, que gestiona junto con las fuerzas del orden federales en el marco del esfuerzo del gobierno por desarticular y desmantelar las organizaciones delictivas internacionales. El Departamento de Estado señaló que había pagado 135 millones de dólares en recompensas desde su creación en 1986.

Este es el último de una larga serie de esfuerzos del gobierno de Biden para tomar medidas contra la creciente amenaza del ransomware. Recientemente, el Tesoro tomó medidas para acabar con los intercambios de monedas virtuales sancionando a Suex por su papel en la facilitación de los pagos de ransomware.

Con información de DW.