Los bancos británicos reducen en 77 millones de libras las pérdidas por fraude en Europa

Publicado por: Manuel Abreu Ortiz - social@manuelabreuo.com

Los bancos británicos lideraron el año pasado en Europa los esfuerzos de protección contra el fraude, impulsando un descenso global de las pérdidas asociadas de 77 millones de libras (90 millones de euros) en términos interanuales, según nuevos datos de FICO.

La empresa de análisis predictivo afirmó que las instituciones financieras británicas redujeron las pérdidas por fraude en unos impresionantes 46 millones de libras (69 millones de euros) en 2020, lo que equivale a una reducción del 7% respecto a las cifras de 2019.

Se les unieron sus homólogos de Dinamarca, que consiguieron reducir el fraude en 20 millones de euros (17 millones de libras).

Sin embargo, aquí terminan en gran medida las buenas noticias para Europa, ya que solo otros tres de los 18 países estudiados lograron una reducción y ninguno en la misma escala que el Reino Unido y Dinamarca. FICO afirmó que sin la “concentración, solidez, resistencia y adaptabilidad” de los bancos británicos, las pérdidas por fraude en Europa habrían aumentado durante el periodo en unos 8 millones de libras (10 millones de euros).

En Francia (6 millones de euros), Polonia (5 millones de euros) y Alemania (3 millones de euros), los defraudadores aumentaron sus ganancias.

En Noruega se produjo el mayor aumento interanual (172%), pasando de 8 a 22 millones de euros, impulsado por las prolíficas campañas de phishing y smishing diseñadas para engañar a los usuarios para que divulguen sus datos de acceso.

Según la asociación del sector bancario UK Finance, las instituciones financieras evitaron 1.600 millones de libras en fraudes no autorizados gracias a la aplicación del análisis de transacciones en tiempo real y otras tecnologías.

Otras medidas fueron la mejora de la colaboración y el intercambio de información entre las fuerzas del orden, el gobierno y la industria, y la puesta en marcha del Protocolo Bancario, que permite al personal de las sucursales bancarias alertar a la policía cuando creen que un cliente está siendo estafado.

Las nuevas cifras contradicen a muchas de las predicciones que citaban al COVID-19 como una oportunidad para que los defraudadores estafaran a los consumidores y a sus bancos.

Con información de: Info Security Magazine.