Twitter se plantea introducir un esquema de suscripción (cobros) para Tweetdeck

Publicado por: Manuel Abreu Ortiz - social@manuelabreuo.com

El debate interno sobre cómo diversificar fuentes de ingresos empieza a tomar forma en Twitter. Según información adelantada por Bloomberg, la compañía está considerando diferentes opciones para facturar más allá de la publicidad, y entre ellas estaría el eventual pase de Tweetdeck a un modelo de suscripción. Esa es una de las aplicaciones más usadas en redacciones españolas para manejar su actividad en la plataforma y monitorizar conversaciones.

Twitter compró Tweetdeck en 2011 por 40 millones de dólares, tras tres años de andadura independiente en la que había alcanzado gran popularidad en medios de comunicación porque mejoraba las capacidades de Twitter y otras aplicaciones competidoras. Su acceso ha sido gratuito desde entonces, aunque la compañía no le ha prestado una gran atención en los últimos años. Según su archivo de actualizaciones y mejoras, no ha recibido ninguna notable desde julio de 2019.

En ese tiempo han surgido otras opciones de pago que incorporan opciones suplementarias para operar en Twitter. En España han ganado terreno Echobox (El País, El Español, OKDiario) y Dogtrack (El Mundo, ABC, 20 Minutos), gracias a funcionalidades relativas a publicación inteligente que ayuda a maximizar el tráfico o centralización de la actividad en otras plataformas. El eventual pase de Tweetdeck a un modelo SaaS afectaría a otras redacciones que mayoritariamente lo usan en su día a día, como las de El Confidencial y eldiario.es.

La dependencia de los ingresos publicitarios de Twitter alcanza el 86%, según datos del tercer trimestre de 2020. Ned Segal, director financiero de la compañía, confirmó en la presentación de esas mismas cuentas la intención de realizar diferentes pruebas en torno a modelos de suscripción. También aclaró en ese momento que no esperaba que aportaran cantidades significativas en la estructura de ingresos de la plataforma a corto plazo.

Está por ver el papel que juega la recién adquirida Revue en ese escenario. Pocos días después de que se anunciara la operación, ya era posible que cualquier usuario construyera su propio boletín a través de la interfaz de escritorio. Ese servicio supone la primera incursión real de Twitter en un eventual universo de suscripciones por definir y por el que ya preguntó en agosto de 2020 a usuarios mediante una encuesta.

Entre las funcionalidades de valor añadido que aparecían en ella estaba el botón de editar tuits, algo reclamado con insistencia por un colectivo notable de usuarios, así como capacidades de publicar vídeos de mejor calidad, respuestas automáticas o analítica adicional.